Archivos Mensuales: noviembre 2011

17N: La Universidad de León en Huelga

La asamblea universitaria de la ULE, principalmente secundada por estudiantes y una pequeña representación del cuerpo académico, ha convocado una huelga en la Universidad de León para el 17 de noviembre. Esta movilización se une a la convocatoria de huelga de la Plataforma por la Defensa de la Educación Pública contra los recortes en Educación y a la convocada por los centros universitarios catalanes y las asambleas de estudiantes de las universidades públicas españolas, organizadas en la plataforma ‘Toma la Facultad’. Tras la convocatoria a la huelga del sistema universitario público catalán el 17 de noviembre, tres días antes de las próximas elecciones generales del 20-N, aprobada por la asamblea de estudiantes, profesores y personal de administración y servicios de las siete universidades públicas catalanas el 8 de octubre, las Asambleas de estudiantes de las universidades públicas de Madrid se han unido a esta convocatoria, así como las Universidades de Sevilla, Valencia, Almería, Cádiz, Córdoba y Valladolid. También León se une a esta cita.

Esta convocatoria denuncia los recortes en la universidad pública y las medidas mercantilistas y privatizadoras que impone la ‘Estrategia Universidad 2015’ del Gobierno y que se plasman en la subida de tasas universitarias: las segundas y terceras matrículas en una asignatura suben hasta cubrir el 50% y el 100% del coste real del servicio (que se estima en unos 8.000 €/curso). Esto significa terceras matrículas de unos 1.000 €/asignatura: una subida sin precedentes de los precios de las universidades que convierte la educación en un privilegio. Denuncia el nuevo modelo de gobernanza corporativa que se propone en las Universidades: una Junta de Gobierno formada por personas externas a la universidad, mayoritariamente grandes empresarios, que nombrará directamente al rector, y éste a los decanos de facultad, y éstos a los directores de departamento; lo cual supone un auténtico golpe a la autonomía universitaria y el gobierno unilateral de esta institución por parte de los grandes grupos de poder económico. Denuncia el fomento de rankings y la competitividad entre las universidades públicas y su diferenciación, ya que recibirán financiación pública extraordinaria aquellos proyectos de investigación más atractivos que obtengan resultados económicamente provechosos para ser apropiados por la empresa privada, lo que supone un traspaso de capital público al sector privado y donde se evaluará la pertinencia de las investigaciones en base a criterios de rentabilidad extracientíficos.

Esta convocatoria responde también a la llamada a la movilización y a la lucha ante la progresiva degradación de las condiciones de la educación universitaria pública. El recorte en los presupuestos aún mayor que se anuncia para las Universidades Públicas, de entre un 6% y un 10%, y que la Junta de Castilla y León ya lo ha transmitido a las Universidades de la región. En concreto a la Universidad de León estos recortes le suponen una reducción de un millón y medio de euros respecto a la asignación inicial para el año 2011 del presupuesto ya aprobado y los gastos comprometidos, en un contexto en el que en 2011 los campus universitarios públicos ya han sufrido un recorte general de unos 300 millones de euros.

Estos recortes afectan también a las condiciones de contratación del profesorado y del PAS, viendo como la Universidad de León echa a su profesorado asociado a la calle, profesorado de reconocido prestigio que aporta su experiencia profesional a la formación de nuestros estudiantes y que es el peor remunerado de toda la Universidad, cuando acaba el curso en junio y le vuelve a contratar en septiembre el mismo día que empiezan las clases, por no pagarles las vacaciones; lo cual no solo conculca un derecho históricamente conquistado, el derecho a cobrar durante el período de descanso vacacional, sino que afecta gravemente a la calidad de la docencia y a la formación y evaluación de los estudiantes, encontrándose con profesorado que les evalúa y que no ha sido quien les ha impartido la materia. De igual manera se ha generalizado el hecho de rescindir los contratos que se realizan al personal de administración y servicios durante los periodos de vacaciones.

Estos recortes también significan la no contratación de profesorado para atender desdobles de grupos matriculados que superan los 100 estudiantes, que no entran en las aulas universitarias o se hacinan en las mismas, llevando a algunos decanos y a profesorado a preguntarse: “¿dónde vamos a dar clase?, ¿en los aparcamientos?”. El problema es que las clases han empezado en la Universidad de León y se está repitiendo la masificación de las clases, que tantas veces se aseguró que se iba a erradicar con el nuevo Plan de Bolonia. Parece que la traducción del Plan Bolonia a coste 0 es aumentar las tasas universitarias y, a cambio, ofrecer peores condiciones y menos calidad docente.

Por eso la asamblea de la universidad de León se ha sumado a esta jornada de huelga educativa del 17 de noviembre, en la que ya actualmente han confluido las convocatorias de la plataforma de asambleas de universidades públicas del Estado, las asambleas de centros de infantil, primaria y secundaria, los sindicatos de educación, así como todas aquellas asambleas, plataformas y movimientos que se están movilizando contra los recortes al sistema educativo y en defensa de un educación pública, gratuita, laica y universal, con el lema “la educación no se vende, se defiende”. En León esta movilización aspira a sacar de nuevo a la calle a la comunidad universitaria y educativa contra los recortes sociales y en defensa de una Universidad y una Educación Pública de calidad de todos y de todas y para todos y todas.

Anuncios